La casa de playa de Arturo Frondizi, en Pinamar, en peligro de ser tragada por los médanos

Comparti la noticia en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Fuente Diario Clarin

Está protegida por una ley provincial que la declara Monumento Histórico. También por ordenanzas municipales que la incorporan al código de preservación patrimonial del distrito. Además, el vecino ilustre que la construyó con sus propias manos fue nada menos que presidente de la nación. Sin embargo, la casilla “La Elenita”, donde Arturo Frondizi disfrutaba de sus vacaciones en Ostende, está a punto de ser” tragada” por los médanos.

Donde la calle Estocolmo se cruza con el mar se erige esta austera construcción de no más de 30 metros cuadrados íntegramente de madera y techo a dos aguas que Frondizi construyó junto a su padre, hermanos y su familia política, los Faggionato. Tiene una cocina, una habitación y un baño.

Los firmes tirantes y cada tabla, numerados, llegaron desde la carpintería de su padre, Giulio, en Buenos Aires. El resultado es un modelo original del único estilo de construcción sostenible en zonas de dunas costeras, maderas sobre pilotes. Fue en enero de 1935 y no ha habido sudestada que haya podido con ella.

Mercedes Faggionato, sobrina del ex presidente y de  su esposa Elena Faggionato, denuncia que “la integridad de la casilla se encuentra en peligro por el incontenible avance de un enorme médano que formaron los fuertes vientos pero principalmente por la ausencia de un plan de restauración, manejo y mantenimiento” por parte de la municipalidad de Pinamar.

Según contó a este diario, las intervenciones que en algún momento hizo la municipalidad “en lugar de ayudar agravaron la situación, que hoy es tremenda; es una catástrofe”. Desde la ventana donde Frondizi y su familia tenían vista plena del mar asoma una duna de arena que pone en riesgo la estructura. “El médano está a no más de 4 metros de la casa”, explicó.

Desde la municipalidad no niegan el diagnóstico. ” En los últimos años vimos que el médano que se encuentra al lado tuvo un crecimiento desmedido, tanto que tiene más altura que la cumbrera de la casa, con lo cual los trabajos de mantenimiento, aún periódicos, son insuficientes”, explicó a Clarín Fabián De la Serna, director de Frente Marítimo de Pinamar.

El funcionario, que asumió en diciembre, contó que tuvo a su cargo la elaboración del informe técnico sobre la situación de la casa. “Desde enero venimos trabajando en conjunto con otras áreas, turismo, servicios urbanos, y lo que buscamos es abordar una estrategia contundente en términos operativos para que la casa no tenga tanto daño, en eso estamos trabajando”, sostuvo.

“Coincidimos, tenemos diálogo fluido con ellos (la familia del ex presidente) y queremos encontrar una solución”, dijo De la Serna. De momento, los trabajos no tienen fecha de ejecución.

Pero Faggionato no cree en los anuncios. “Se mueven en un eterno gerundio -critica-, ‘estamos proyectando, estamos haciendo’ y la situación es gravísima. No hay voluntad política.

Hace un año fueron los vecinos e integrantes de la asociación civil “Amigos de La Elenita” quienes quitaron la arena y cambiaron los pilotes sobre los que está construida la casa, contó.

Según Faggionato, tiene una “enciclopedia de reclamos” que le hizo a la gestión de Martín Yeza, el intendente de Pinamar, y que comenzó desde el momento en que asumió, en 2015. “Ese día le di una nota en mano”, recordó.

Los enquinchados son barreras que se hacen con ramas y que son herramientas muy valiosas para regenerar médanos, proteger espacios. Los que alguna vez se hicieron en “La Elenita” ya fueron superados por la arena, que siguió pasándolos por encima. Así, el médano está a metros de la casa donde la familia Frondizi pasaba sus vacaciones frente al mar.

“Este solar que Arturo Frondizi solía disfrutar en vacaciones alberga aún hoy el espíritu de austeridad cívica y sencillez republicana de este entrañable amigo de la naturaleza”, dice una placa que fue emplazada durante uno de los tantos homenajes rendidos al ex presidente en este mismo sitio.

Reclama Faggionato: “Tengo conciencia que la casa está en la playa y del movimiento dinámico de los médanos, que es lo que suelen responderme. Pero es como decir que el pasto crece, y bueno, crece, hay que cortarlo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *