Las ciudades de la costa comenzaron con aperturas graduales a la espera de turismo en Diciembre

Comparti la noticia en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Las postales de los ingresos a las localidades más emblemáticas de la costa atlántica argentina con barricadas de arena o cemento parece ser un mal recuerdo de hace muchos un tiempo lejano, quizás la que más llamó la atención fue la del ingreso a Villa Gesell, donde se mantuvo una de las cuarentenas mas estrictas de la zona y donde solo se habilitó el ingreso sur por la 139.

Atrás quedaron los operativos persiguiendo a los que intentaban ingresar por médanos o la obsesión contra los propietarios no residentes que pedían ingresar a sus casas de la costa sin poder hacerlo y presentando quejas de todas las maneras posibles. Este fin de semana se vivió casi un clima de normalidad y no de una nueva normalidad, todo lo contrario, pareciera que nada cambió y eso tiene que ver con el relajamiento de los locales, a los cuales se los puede ver en Gesell, Pinamar, Mar Del Plata o La Costa circulando como si el coronavirus hubiera desaparecido, sobre todo los más jóvenes son quienes están más desprevenidos y reticentes a las medidas de prevención.

Pero yendo puntualmente a los controles en las rutas o en los ingresos, se podría decir que son casi inexistentes, en Gesell se pide la documentación mínima para el ingreso es decir con un dni alcanza, se piden datos como de donde vienen a que lugar se dirigen etc, en Mar del Plata sucede algo similar, quedan apenas dos controles pero en ninguno de los casos se pide documentación para circular o trámites complicados. En El Partido de La Costa, los empleados de transito que estan en el faro Punta Medanos, solo piden el dni de los ocupantes y preguntan hacia donde circula el vehículo, es más Pinamardiario consulto la duración de estos controles y es cuestión de breve tiempo para que ya no estén más.

Las aperturas de las ciudades tiene que ver básicamente con una cuestión económica y un pedido de los comerciantes para la apertura, en Mar del Plata la economía mandó por sobre la salud y con empresas y locales cerrados la recuperación costará y no solo por la temporada, los niveles de desocupación y la cantidad de comercios que presentaron quiebra realmente pinta un panorama complicado por sobre lo inmediato que es el verano. Puntualmente este fin de semana se vio una Mar del Plata apagada con poca circulación de gente y con gastronómicos que ya no saben cuanto mas bajar los precios para tratar de captar el poco público que circulaba en la zona de peatonal este domingo.

La temporada solo solucionará una parte del problema que viven las ciudades de la costa, porque este verano será apenas para tratar de poner los números un poco en orden, el problema que deben afrontar los intendentes de la región es que dejara el verano en cuanto a lo sanitario, tanto en Mar del Plata como en Pinamar, advierten que la segunda semana de febrero y los primeros días de marzo podría venir una segunda ola de contagios casi similar a lo que pasa hoy en Europa.