Terminal de micros incumplimiento de concesión, sin servicio y con serios problemas de cara al verano

Comparti esta noticia en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

La terminal de ómnibus es la principal puerta de entrada a Pinamar de miles de personas que llegan cada verano en micros, aunque claro también los que ingresan en vehículos es lo primero que ven cuando llegan a Pinamar una ciudad que debería por el costo de veranear aquí tener servicios de primera, algo que hoy no está sucediendo y eso queda claro a simple vista, si bien hay que tener en cuenta que la pandemia a hecho que el lugar permaneciera cerrado los últimos meses, el estado de abandono y despreocupación que se puede apreciar en el lugar es realmente preocupante.

Hasta hace poco fue el propio municipio quien intimó al concesionario a que al menos regularice las situaciones básicas, baños , atención a pasajeros etc. Pero parece que es el propio municipio quien también mira para el costado y no ve o no quiere ver que el lugar en esas condiciones es realmente un peligro, ya que tampoco hay servicio de seguridad como pide y exige el contrato de concesión repetimos que la cuarentena y poca actividad del año hubieran podido ser excusas en lo inmediato pero también queda claro que tal y como se ven las cosas no hay voluntad ni del municipio ni del concesionario que termina su concesión a mediados del 2021 de darle al menos un trato digno, para que los turistas que lleguen a Pinamar no se encuentren una terminal de ómnibus que pareciera tierra arrasada y en la cual hasta vaciaron los tanques de combustibles de micros que habían quedado allí a la vista de todo el mundo sin que nadie viera nada esto relacionado a la inseguridad por las noches.

Y como si todo esto fuera poco ahora se generó otro conflicto con las empresas que alquilan sus espacios dentro del predio municipal y es que el concesionario quiere que después de estar casi 9 meses sin actividad paguen un año completo de alquiler para poder empezar a trabajar, algo a lo que las empresas se oponen y por este capricho corre peligro el servicio de pasajeros que debería prestarse en Pinamar en pocos días cuando la gente comience a llegar y encuentren un lugar abandonado, sin servicios, sin restaurante, con baños sin mantención, sin seguridad y todo apañado desde el municipio, porque si bien el conflicto de los alquileres es entre privados hay alguien del municipio que evidentemente avala que la terminal de ómnibus sea tierra de nadie, el tema será saber quien o quienes?