25 años después del asesinato de José Luis, Gladys Cabezas “Todavía sigo llorando a mi hermano”

Se cumplen en las próximas horas 25 años del asesinato de José Luis Cabezas, secuestrado en Pinamar por una banda mixta de policías y delincuentes que luego lo asesinaron de dos balazos en la cabeza en un cava en General Madariaga el 25 de enero de 1997. Gladys Cabezas su hermana habló este lunes con Pinamardiario sobre el aniversario y todo lo que a pasado su familia a lo largo de todo este tiempo.

Hace 25 años nada volvería a ser lo mismo, algo se quebraba no solo en Pinamar sino el pais, una muerte ponía al descubierto el entramado político y policial que le daba a una sector del empresariado argentino impunidad para manejarse en la ciudad como si realmente les perteneciera, esa misma impunidad fue la que les allanó el camino a los asesinos de José Luis, que después de seguirlo por casi dos semanas, lograron secuestrarlo en el norte de Pinamar casi en las puertas de la casa del empresario Andreani que celebraba como cada verano su cumpleaños con los personajes de la temporada.

Todo consecuencia de una foto, la que un año antes había retratado a don Alfredo como se lo llamaba en esa época a Yabrán en Pinamar, paseando con su esposa por las playas del centro. Gladys Cabezas es hoy una mujer distinta, es una mujer que no deja de luchar, una que no deja que se olviden de Cabezas, es una mujer que cambió a lo largo de 25 años de un dolor que a pesar de no ser el mismo de ese mes de enero aún sigue presente, Gladys está desilusionada de la justicia y no es para menos hoy ninguno de los asesinos de su hermano está preso. Hoy todavía sigo llorando a mi hermano cuenta, su voz es firme cuando lo dice, quizás porque los años le habrán enseñado como una forma de defensa a no mostrar debilidad frente a los poderosos, aunque claro queda demostrado que Gladys lleva como un círculo interminable una procesión por dentro.

Alguien puede imaginar la locura de una muerte bajo esas circunstancias, el camino que transito Jose Luis desde Pinamar hasta la cava de Madariaga y que habrá pasado por su mente sabiendo que era posible que lo mataran, algo que finalmente sucedió, Gladys también se hace esas preguntas y habla del miedo a la muerte que habría sentido José Luis en esos momentos. Todavía hay batallas que esta mujer está peleando, una de ellas es la que tiene el asesino directo de su hermano al ex policía Prellezo que fue quien apretó el gatillo dos veces. Prellezo se recibió de abogado, estudiando en salidas transitorias que le dio la justicia, en esos momentos concurría a universidades públicas, esa es una pelea que la familia de José Luis está dando. Mientras tanto los asesinos siguen libres, algunos paseándose por las calles de Pinamar o Madariaga como si nada hubiera pasado, por eso es importante que a 25 años No nos olvidemos de Cabezas .

 

Comparti esta noticia en tus redes sociales