Pablo Martínez Carignano “El Intendente Martin Yeza no parece interesado en frenar a los barrabravas viales”

Se va enero el mes mas fuerte de la temporada de verano, pero lo que no se va es la polémica y los cruces por los accidentes y las muertes que se produjeron en los primeros días del 2022 en la zona de La Frontera una olla a presión de la que nadie parece hacerse cargo. Uno puede pensar que por las declaraciones de los funcionarios locales, este pedazo de tierra de Pinamar se a convertido en una especie de mini estado anárquico, donde cada cual pone sus reglas, donde los controles del estado no existen, al menos donde se producen los accidentes y donde la vida vale muy poco.

En La Frontera desde hace unos años hay un vale todo, se siente en el aire que en cualquier momento puede pasar algo, que la tragedia esta siempre a la vuelta de la esquina y eso lo saben los locales y los visitantes que año tras año pasan sus días debajo de una carpa con sus camionetas o cuatriciclos anclados a la orilla del mar.

Cuesta creer que el estado no pueda hacer algo, tanto el local como el provincial o nacional, es tan difícil controlar? cuanto vale una vida para los políticos de turno? y estas preguntas las elevamos a todos los sectores de la política, porque pareciera que la grieta también esta instalada en esta situación, el problema es que mientras ellos se pelean a la gente les va la vida, cuantos muertos mas vamos a soportar como comunidad? porque esto se podría evitar, cuesta entender que todas las autoridades miren para otro lado mientras la gente se muere.

Para sumarle un poco mas de polémica a lo que todos ya conocemos, ahora salió el titular de la agencia nacional de seguridad vial a decir que el propio intendente de Pinamar Martin Yeza no esta interesado en detener a lo que el funcionario llamo barrabravas viales. “Cualquiera que mira estas imágenes dice ‘¿por qué no prohíben esto y hacen que la playa sea un lugar para que las familias, los pibes, los nenes, puedan disfrutar sin tener que estar en riesgo?’. El intendente Martín Yeza no parece interesado en frenar a los barrabravas viales”, expuso luego y recordó cuando “se molestó, en cambio, por un vendedor de churros sin algún papel habilitante” sostuvo el funcionario nacional .

Y por si algo le faltara a la pelea Yeza, gobiernos Nacional y Provincial el mandatario local dio una nota a un diario nacional y sostuvo que según su punto de vista siempre hubo una animosidad contra Pinamar, cuestiono la instalación de las postas sanitarias solo cuando mediáticamente ya no resistía mas análisis y así un sin numero de situaciones que a lo largo de los últimos dos años enfrentaron a Yeza con todo lo que representa el gobierno nacional.

Resumiendo hay un pase de pelota constante y en el medio una comunidad costera que depende del verano y de los visitantes para sostener la economía del invierno, nadie se hace cargo, nadie acepta las responsabilidades, nadie quiere aceptar que el problema es de ellos, todos miran para otro lado y Pinamar sufre. Y si es cierto se va enero, pero los problemas, los problemas quedan.

Comparti esta noticia en tus redes sociales