Es comerciante, le robaron 4 veces en un mes y ahora propone una colecta para arreglar los móviles policiales de Ostende

Comparti esta noticia en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

La situación de inseguridad esta llegando en Pinamar a colmar la paciencia de los vecinos. Desde el municipio insisten en que no hay móviles por la sencilla razón que la provincia de Buenos Aires se llevo los patrulleros a distintos puntos del conurbano y no asoma una solución concreta para los vecinos al menos en lo inmediato y a eso se suma el incremento de los delitos en distintos puntos del partido.

María Sityar es una comerciante que sufrió al menos 4 robos en el ultimo mes, dos de los cuales se produjeron con pocas horas de diferencia, en este ultimo uno de los delincuentes quedo detenido, ya que fue sorprendido por uno de los empleados cuando intentaba ingresar al lugar, de casualidad no paso a mayores ya que estaba armado con un cuchillo y también en compañía de una mujer que logro darse a la fuga.

En todo este contexto de desprotección es que la vecina victima de los robos fue a realizar la denuncia correspondiente y se encontró en la comisaria de Ostende con una situación que la dejo mas que preocupada. No hay móviles, la comisaria no cuenta con los elementos básicos para que los efectivos policiales puedan realizar su tarea y en algunos casos hasta pagan el combustible del traslado de algunos detenidos,  conto la vecina a Pinamardiario. Por ejemplo hay un móvil que podría utilizarse para patrullaje y prevención y al cual solo habría que cambiarle las cubiertas y colocarle una batería nueva, hoy esa unidad esta tirada deteriorándose, conto la vecina, el problema dice es que desde el municipio sostienen que no hay plata para ese tipo de arreglos.

Con todo este contexto es que Sityar tuvo la idea de realizar una colecta para poder asistir a los efectivos policiales,  al menos con lo básico para que puedan llevar adelante su trabajo no solo en la calle sino dentro de la dependencia policial de Ostende, donde ni siquiera tienen papel para imprimir las denuncias o en el mejor de los casos son los propios efectivos los que compran esos elementos de sus bolsillos explico la vecina y comerciante este martes a Pinamardiario.