Según la Federación de Sindicatos Municipales, Pinamar es el único municipio en que los sueldos igualan la canasta básica

Comparti esta noticia en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Los ingresos básicos alcanzan los 80 mil pesos sólo en Pinamar, según datos de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (FESIMUBO). El resto tiene sueldos por debajo de ese nivel.

El efecto corrosivo de la inflación sobre los salarios sigue creciendo, y los últimos datos del IPC así lo confirman. La suba de alimentos genera mucha alarma entre los trabajadores, que cada vez les cuesta más llegar a la canasta básica. Uno de los sectores más castigados son los empleados municipales, que tienen en promedio ingresos muy bajos respecto del resto de los estatales y los privados.

Al punto llega esto, que en la provincia de Buenos Aires sólo una comuna paga salarios que permiten llegar a ese nivel, ubicado en unos 80 mil pesos. Estos son datos de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (FESIMUBO), que alertaron que la mayoría de los ingresos están «muy por debajo» de esa canasta.

La pérdida se arrastra del 2021, cuando la mayoría de las intendencias cerró acuerdos salariales varios puntos por debajo de la inflación.

Los datos sobre el impacto de la inflación en los sueldos municipales aparecieron luego que la comuna de Quilmes anunciara una suba salarial del 48 por ciento más un bono de 10 mil pesos, intentando frenar el deterioro de ingresos. Según fuentes de la FESIMUBO, sólo Pinamar paga un salario que equivale a la canasta básica.

«Hablamos de sueldo básico, sin bonificaciones ni otros agregados. La trampa de los intendentes es pagar básicos de 20 mil pesos y después completar los ingresos con ítems que los puede sacar a discrecionalidad», afirmó la misma fuente, ante la consulta de Gestión Sindical.

En el caso del municipio costero, que conduce el jefe comunal de Juntos por el Cambio Martín Yeza, el básico es de 79 mil pesos, cercano a los 80 mil de la canasta.

En el resto de los 135 municipios, los salarios están, de entrada, muy por debajo de estos valores. «Hay básicos de 20 mil pesos, 30 mil, después se pagan otras categorías, para que no sea un escándalo», afirmaron desde FESIMUBO.

Por eso, desde la entidad que lidera Rubén «Cholo» García siempre afirma que el tema de los porcentajes de la suba de los salarios es relativa, ya que si se aplica a estos básicos tan deprimidos, nunca se logra recuperar lo perdido.

Arrastre

Este cuadro de situación no es exclusivo de este año, cuando el IPC se aceleró producto de la guerra en Europa y el aumento de los precios internacionales de los alimentos. Desde hace años que FESIMUBO viene denunciando este cuadro de situación.

En 2021, por ejemplo, recalcaron que «la inflación estuvo en torno del 54 por ciento, mientras que los aumentos no lograron alcanzar ese nivel». Según los datos de la entidad, la mayoría de los municipios firmó acuerdos «de 15 a 20 puntos por debajo de la inflación», con algunos casos que muestran «sueldos de miseria».

Con esta combinación, en muchos casos los sueldos de los empleados de las comunas no alcanzan ya no la canasta básica, sino el mínimo, vital y móvil. El año pasado, la fundación Germán Abdala elaboró un reporte donde aseguró que el 12 por ciento de los ingresos” no alcanzó ese nivel.

El trabajo «Situación y perspectiva del empleo municipal» fue realizado por esta entidad, y analiza la actualidad del trabajo en las comunas de todo el país.

El estudio consideró «alarmante» que «un 12 por ciento de los y las municipales perciba ingresos inferiores al salario mínimo vital y móvil», que en marzo del 2021 estaba en 21.600 pesos.

En todo el país

La situación de los municipales de la provincia de Buenos Aires se repite en todo el país, y en algunas zonas del país los sueldos están tan depreciados que no logran superar la línea de indigencia. Esto sucede por ejemplo en San Luis, donde el gremio ATE emitió esta semana un documento donde alerta de esta realidad.

«Hay salarios cercanos a la línea de indigencia (34.334 pesos) y que en muy pocos casos alcanzan o superan la línea de la pobreza (78.640 pesos), sectores de trabajo con muy malas condiciones laborales, precarización laboral, falta de estatutos o convenios colectivos de trabajo que protejan o regulen la relación laboral, violencia laboral y en muchos casos institucional, son algunas de las problemáticas que hoy sufren las trabajadoras y los trabajadores municipales», afirmó el gremio.