Vecinos del Barrio Náyades piden alambrar un sector por la inseguridad en la zona

Comparti esta noticia en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

La inseguridad no es una sensación para los vecinos del Barrio Nayades, justo detrás UADE, la calle Calíope y sus alrededores se a transformado en una zona caliente donde lamentablemente en los últimos meses ocurrieron todo tipo de delitos, desde robos en obras y en viviendas hasta la muerte de un perro esta semana, su dueño un vecino del barrio comento a Pinamardiario que supone que un grupo de delincuentes lo golpearon con un palo en la cabeza, el animal agonizo un día y luego murió.

Sobre todo en la ultima semana los hechos van en aumento, los delincuentes utilizan una nueva modalidad, siempre en grupos tiran piedras contra las propiedades para ver si están habitadas o si en ese momento hay alguien de forma casual y también para saber si las mismas cuentan con alarmas. Esta semana un vecino denuncio al sistema de ojos en alerta que varias personas tiraban piedras contra una casa y luego huyeron hacia la zona de Ostende, por un cruce entre médano y monte a los que los habitantes del lugar llaman La Reserva, allí justamente hace algunos años estaba ubicada la famosa villa La Palangana, un lugar que al inicio de gestión Yeza fue trasladado.

Hace un mes atrás por la ola de robos que sufría no solo esta lugar sino todo Pinamar, es que algunos vecinos pidieron una reunión con las autoridades a esa reunión debía asistir el secretario de seguridad Lucas Ventoso, pero nunca llego, en su lugar estuvo por ejemplo la concejal Alejandra Apolonio del oficialismo, en la misma se prometieron entre otras cosas reponer la iluminación del lugar, ya que la calle Calíope es un sector que esta en penumbras, lo prometieron como para calmar la situación porque las luces nunca llegaron, si es cierto que hay un poco mas de control tanto de guardia urbana como de la policía, aunque con los pocos recursos que tiene el personal se les hace difícil poder realizar su trabajo.

En esa misma reunión es que una vecina planteo la idea de realizar un alambrado a La Reserva, lugar por donde ingresan y salen los delincuentes que cometen delitos en esta zona, en ese momento la idea no fue tenida en cuenta, pero con el rebrote de la inseguridad es que se plantea nuevamente la posibilidad de separar o aislar el paso de los delincuentes, en esa misma zona se encontraron todo tipo de elementos, supuestamente descarte de los robos cometidos.

El caso del Barrio Nayades se suma a los de otros lugares de Pinamar, que afronta una situación a la que pareciera hoy no le puede dar una solución al menos con la inmediatez que los vecinos requieren, porque mientras el secretario de seguridad o el municipio para ser mas genéricos se pelea con  La Provincia de Buenos Aires, municipios de la region reciben todo tipo de elementos para combatir la inseguridad inclusive móviles, algo que se prometió para Pinamar pero que por ahora no llega.