Cruces y discusiones entre concejales de Juntos y La UCR, terminó con la Pta. radical del HCD llorando

Comparti esta noticia en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

La grieta política en el oficialismo ya no se esconde y este miércoles eso quedó en claro en el recinto del HCD donde todos los concejales discutían la modificación del reglamento interno del mismo. Más allá del punto en cuestión lo que queda claro es que las cosas no están tan bien como algunos integrantes de Juntos intentan plantear para el afuera y que el clima enrarecido que se vive en la sociedad también llegó al deliberativo local, lo que no puede obviarse es el maltrato al que fue sometida por sus pares oficialistas la presidenta del Cuerpo Analia Figueroa que termino llorando, como pudo confirmar Pinamardiario en la tarde noche de hoy.

En el acta del cuerpo quedó retratado básicamente las posturas expuestas por distintas partes a continuación publicamos la misma: La concejal Merlo comentó que este proyecto se bajó en labor legislativa, por lo que le dio la palabra a la concejal Figueroa quien explicó que el proyecto siempre le pareció positivo, pero que no se puede crear una nueva dieta, más allá de los dichos de secretario de hacienda Gabriel Videla, que hoy el HCD no tiene los recursos para pagar los sueldos extras por lo que no se podría cumplir y con el proyecto quedaría plasmado en el reglamento algo que no se puede cumplir, lo que representaría una irresponsabilidad como presidenta.

Luego comentó que el concejal Perrone fue quien solicitó bajarlo a comisión, porque consideró que era un proyecto que de no ser votado por unanimidad, no lo acompañaría. El concejal Perrone entonces aclaró que está de acuerdo con el proyecto, pero si no sale por unanimidad no lo votaría ya que se terminaría ensuciando y haciendo política en los medios.

Luego se debatió sobre algunos puntos, la concejal Apolonio propuso que se mantenga la licencia por maternidad y se quiten las licencias por las enfermedades, por su lado Figueroa planteó citar a Videla para que explique detalladamente como sería su intervención. Propuso que en caso de que el Concejo Deliberante no tenga presupuesto suficiente, los fondos saldrían del departamento ejecutivo.

Se decidió incorporar el informe del presupuesto del HCD al expediente. Por su lado, la concejal Saquilan volvió a plantear la conformación de un fondo común que a fin de año si no se utilizó se devolvería y se actualizaría al año siguiente. Después, la concejal Merlo planteó que esto es falta de solidaridad, se podría prever lo mismo como los secretarios legislativos que paga su sueldo el Departamento Ejecutivo. Si no hay disposición de los 14 concejales en subir este proyecto no se va a tratar por falta de solidaridad planteó la edil.

El clima político social/electoral de Pinamar y la sucesión en el poder de Yeza ya se siente en el oficialismo y queda en claro que la búsqueda de un heredero está carcomiendo las bases de una unión que a simple vista y con los hechos de este miércoles pareciera endeble. También se debe dejar en claro que el HCD no esta para servir a los intereses particulares de algunos concejales o concejales y deben recordar que están ahí para servir a la comunidad y no a ellos mismos. La postura de Figueroa de debatir y llevar la discusión a puertos razonables no es una locura, asi deberia ser siempre, pero la grieta en la que esta sumergida la política local y nacional hace que una mujer/política y representante de un sector de la sociedad termine casi en una crisis de nervios y llorando por las posturas de los pares de su propio partido.